top of page

La importancia de la velocidad y la calidad en el desarrollo de productos

Por: José Andrés Martínez Silva

Director General de Estudio Elefante


Si tiene algún comentario o sugerencia agradecemos nos lo haga saber a través del correo info@estudielefante.co


Somos Estudio Elefante. ¡La fuerza detrás de las grandes ideas!


En el mundo del desarrollo de productos, existe una tensión constante entre la velocidad y la calidad. Algunos abogan por moverse rápidamente, mientras que otros enfatizan la importancia de hacer las cosas bien. Sin embargo, la verdad es que ambos aspectos son cruciales y deben ser equilibrados en las diferentes etapas del proceso de desarrollo. En este artículo, exploraremos cómo la velocidad y la calidad se complementan en las distintas fases del desarrollo de productos, desde el prototipado hasta la versión definitiva.





La fase de prototipado: Rompiendo cosas rápidamente


En esta etapa, la velocidad es primordial. Se trata de poner a prueba ideas y conceptos de manera ágil. El objetivo principal es validar rápidamente si una idea tiene potencial o no, sin invertir demasiado tiempo y recursos.


Como dijo Mark Zuckerberg: "Muévete rápido y rompe cosas" (Vance, 2015). Esto implica que no debemos temer al fracaso, sino aprender de él. Los prototipos nos permiten experimentar, iterar y aprender de manera rápida.

Un ejemplo de esto es el enfoque de prototipado rápido utilizado por la empresa de diseño IDEO. Ellos crean prototipos en cuestión de días, utilizando materiales simples como cartón y cinta adhesiva, para probar conceptos y obtener feedback de los usuarios (Brown, 2009).


De prototipo a MVP: Ejecutando con cuidado


Una vez que una idea ha sido validada, es hora de avanzar hacia la primera versión del producto, conocida como el Producto Mínimo Viable (MVP). El MVP es una versión del producto que tiene suficientes características para satisfacer a los primeros clientes y proporcionar realimentación para el desarrollo futuro (Ries, 2011).


En esta etapa, la ejecución debe ser más cuidadosa, ya que no se trata de un simple prototipo, sino de un producto funcional. Es importante asegurarse de que el MVP cumpla con los estándares de calidad básicos y que ofrezca valor real a los usuarios.

Un ejemplo de un MVP exitoso es el lanzamiento inicial de Dropbox. En lugar de desarrollar un producto completo, los fundadores crearon un video explicativo que demostraba la funcionalidad básica de su servicio de almacenamiento en la nube. Este MVP les permitió validar la demanda del mercado y obtener feedback valioso de los usuarios potenciales (Ries, 2011).



Iterando hacia la versión definitiva: Un equilibrio entre velocidad y perfección


Después de lanzar y validar el MVP, es hora de iterar en busca de la versión definitiva del producto. En esta etapa, debemos ser ágiles y estar dispuestos a hacer cambios y mejoras de manera rápida, basándonos en el feedback de los usuarios.


Sin embargo, también es crucial no obsesionarse con la perfección. Buscar desesperadamente la perfección puede llevarnos a perder oportunidades y a nunca lanzar nada. Como dijo Reid Hoffman, cofundador de LinkedIn: "Si no te avergüenza la primera versión de tu producto, lo lanzaste demasiado tarde" (Hoffman, 2011).

Un ejemplo de iteración exitosa es el caso de Instagram. La aplicación comenzó como un MVP llamado "Burbn", que tenía muchas características diferentes. Basándose en el feedback de los usuarios, los fundadores decidieron enfocarse únicamente en la función de compartir fotos y lanzaron una versión simplificada llamada Instagram. A partir de ahí, continuaron iterando y agregando nuevas funciones gradualmente (Bhargava & Herman, 2020).


En el desarrollo de productos, tanto la velocidad como la calidad son esenciales. Debemos ser rápidos en la fase de prototipado, cuidadosos en la ejecución del MVP y ágiles en la iteración hacia la versión definitiva. Al encontrar el equilibrio adecuado entre velocidad y calidad en cada etapa, podremos crear productos innovadores y valiosos que satisfagan las necesidades de nuestros usuarios.



Recordemos que la perfección no debe ser nuestro objetivo final, sino la creación de algo verdaderamente fantástico. Como dijo Salvador Dalí: "No tengas miedo a la perfección, nunca la alcanzarás" (Dalí, n.d.). En su lugar, enfoquémonos en aprender, iterar y mejorar continuamente nuestros productos para brindar el mayor valor posible a nuestros usuarios.

 

Referencias:

  • Brown, T. (2009). Change by Design: How Design Thinking Transforms Organizations and Inspires Innovation. HarperCollins.

  • Dalí, S. (n.d.). Salvador Dalí Quotes. BrainyQuote. Retrieved April 2, 2023, from https://www.brainyquote.com/quotes/salvador_dali_161820

  • Bhargava, R., & Herman, W. (2020). The Startup Playbook: Founder-to-Founder Advice from Two Startup Veterans. Lioncrest Publishing.

  • Hoffman, R. (2011, June 26). If You're Not Embarrassed by the First Version of Your Product, You've Launched Too Late. Business Insider. https://www.businessinsider.com/the-iterate-fast-and-release-often-philosophy-of-entrepreneurship-2009-11

  • Ries, E. (2011). The Lean Startup: How Today's Entrepreneurs Use Continuous Innovation to Create Radically Successful Businesses. Crown Business.

  • Vance, A. (2015). Elon Musk: Tesla, SpaceX, and the Quest for a Fantastic Future. HarperCollins.


177 visualizaciones

Comments


bottom of page