top of page

El desafío futuro: ¿En qué momento definir la postura escolar frente a la Inteligencia Artificial?

Actualizado: 30 may 2023

Por:

Si tiene algún comentario o sugerencia agradecemos nos lo haga saber a través del correo info@estudielefante.co

Somos Estudio Elefante. ¡La fuerza detrás de las grandes ideas!


Un mes después del lanzamiento del ChatGPT, los colegios públicos de Nueva York tomaron una postura en contra y de bloqueo frente al uso de la herramienta (Rosenblatt, 2023). Mientras algunas personas calificaron esta postura como apresurada y desinformada, otros la celebraron y admiraron. Sin embargo, con independencia de las reacciones, la clave está en que han asumido una posición y sobre ésta han ido tomando decisiones, a diferencia de quienes deciden voltear la mirada e ignorar el tema.


Luego de aproximadamente 6 meses de la irrupción en nuestras vidas de modelos de lenguaje basado en redes neuronales, como el modelo GPT que ha hecho de la IA Generativa algo cada vez más cercano a nuestras vidas, conviene hacer un alto en el camino y reconocer qué ha cambiado en nuestro trabajo y qué aspectos resulta esencial considerar a la luz de las posibilidades que esta tecnología nos brinda. Por supuesto, también resulta esencial considerar los riesgos que la Inteligencia Artificial trae consigo y plantear cursos de acción para enfrentarlos. Este ejercicio resulta de la mayor importancia cuando el sector en el que nos desenvolvemos es el sector educativo y cuando trabajamos con la materia prima más delicada del mundo.

En el sector educativo, la introducción de la IA Generativa ha significado una revolución en la forma en que se concibe y se imparte el conocimiento. Nuevas posibilidades se abren ante nuestros ojos: desde sistemas de aprendizaje personalizados hasta herramientas para evaluar a los estudiantes con mayor precisión. Sin embargo, también es cierto que esta tecnología plantea desafíos importantes, especialmente cuando hablamos del desarrollo cognitivo y emocional de los alumnos. Por ello, resulta fundamental que desde las instituciones educativas se conozca la herramienta y se llegue a una postura inicial y clara sobre el uso de la IA Generativa, contemplando un marco ético sólido acerca del uso responsable de esta y sus implicaciones en términos pedagógicos.


El Consenso de Beijing sobre IA y Educación

En mayo del 2019, se reunieron en Beijing alrededor de 600 representantes de más de 100 estados miembros de organismos de las Naciones Unidas, instituciones académicas y el sector civil, con el fin de analizar los desafíos que afrontan los sistemas educativos para alcanzar el ODS 4 (“Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”). En el proceso acordaron “promover las respuestas políticas adecuadas para lograr la integración sistemática de la inteligencia artificial y la educación, a fin de innovar la educación, la docencia y el aprendizaje, y para que la inteligencia artificial contribuya a acelerar la consecución de unos sistemas educativos abiertos y flexibles que permitan oportunidades de aprendizaje permanente equitativo, pertinente y de calidad para todos, lo que contribuirá al logro de los ODS y al futuro compartido de la humanidad” (Sector de Educación - UNESCO, 2019, 29).

El documento previamente citado brinda algunas líneas generales acerca de cómo planear la integración de la IA en los sistemas educativos en los siguientes aspectos (entre otros): apoyo a la docencia, aprendizaje y evaluación, desarrollo de competencias para la vida y aprendizaje permanente.


Apoyo a la docencia:

Se reconoce la interacción entre los profesores y los estudiantes como esencial y se recomienda velar porque esta no sea desplazada por ningún tipo de interacción artificial; sin embargo, para evitar que esto ocurra, es fundamental fortalecer los programas de desarrollo profesional docente, poniendo atención en las competencias digitales y en este caso alineadas al AI, para que sea usada como una herramienta que optimice los procesos y dé más espacio a la atención, personalización y cuidado de los estudiantes.


Aprendizaje y evaluación:

Se reconoce el potencial de la IA para apoyar estos procesos y se recomienda “revisar y ajustar los planes de estudios para promover la integración profunda de la inteligencia artificial y transformar las metodologías del aprendizaje” (Sector de Educación - UNESCO, 2019, 32), de igual manera se alienta a la experimentación en las instituciones para innovar en los procesos de enseñanza y aprendizaje mediante el uso de la IA, documentando las experiencias y extrayendo las mejores prácticas de los casos exitosos. Finalmente, se invita a apoyarse en la IA para la construcción de herramientas que posibiliten un verdadero aprendizaje adaptativo.


Competencias para la vida:

Este apartado es especialmente relevante, ya que no duda en señalar la importancia de “prever y determinar las competencias necesarias actualmente y en el futuro en relación con el desarrollo de la inteligencia artificial” (Sector de Educación - UNESCO, 2019, 33) con el ánimo de garantizar la pertinencia de los planes de estudio en todos los niveles educativos. Señala asimismo y en esto recuerda el planteamiento de Kasparov (Cremer & Kasparov, 2021) la necesidad de identificar y desarrollar un conjunto de competencias esenciales para lograr una colaboración eficaz entre los seres humanos y las máquinas, competencias que no son exclusivas de los actores del sistema educativo, sino que son transversales a todos los actores de la sociedad.


Aprendizaje Permanente:

Finalmente, al referirse a las oportunidades que la IA brinda para el aprendizaje permanente, el Consenso de Beijing reconoce, por una parte, que gracias a esta tecnología podrán construirse las herramientas que faciliten un aprendizaje personalizado y por otra, que estas herramientas deben permitir la acumulación, certificación y reconocimiento de resultados de aprendizaje individuales para que luego se articulen con los que requiera desarrollar una persona, por ejemplo, en un programa formal.


 

Ninguna máquina es mejor que un humano inteligente con una buena máquina

 

Implicaciones para acercarse a una postura inicial


En primer lugar, al definir una postura sobre la IA para la institución educativa, se debería contemplar un marco ético sólido que garantice el uso responsable de esta tecnología en términos pedagógicos. Es fundamental definir los límites y las normas claras para evitar el desplazamiento del rol del profesor por parte de interacciones artificiales, así como también establecer medidas preventivas ante posibles riesgos para el desarrollo cognitivo y emocional de los alumnos.


En segundo lugar, es necesario fortalecer los programas de formación docente con el fin de garantizar que los profesores cuenten con las competencias requeridas para trabajar en entornos con presencia significativa de la IA. Esto implica no solo proporcionar a los docentes conocimientos teóricos acerca del funcionamiento y potencialidades de esta tecnología, sino también ofrecerles herramientas prácticas para su implementación efectiva en sus clases.


Por último, es importante trabajar en conjunto entre los actores educativos, industriales y gubernamentales para identificar y desarrollar las competencias necesarias hoy y en el futuro. Parafraseando a Kasparov, esto implica colaborar con máquinas inteligentes para garantizar que todos estén capacitados efectivamente para enfrentar nuevos retos educativos. El objetivo final es explorar todo lo que este campo innovador puede ofrecer al sistema educativo.


Tres consejos para empezar a concretar una postura escolar frente a la inteligencia artificial

  1. Expertos - Realiza sesiones con expertos que lleven a la comunidad a reconocer la herramienta, haciendo visibles los pros y contras para la institución.

  2. Conversaciones IA - Generar espacios de conversación, donde los docentes de diferentes áreas puedan comentar sobre sus descubrimientos e incluso los miedos que tienen frente al tema. En estos espacios es importante identificar las personas que han ido investigando y a quienes les apasiona el tema, para empoderarlos en un liderazgo colectivo. Desde los departamentos académicos generar lluvia de ideas sobre el aporte que tiene la herramienta para el desarrollo de la malla curricular y el plan de estudios.

  3. Plan de acción - Pon en marcha un plan para ir definiendo la postura escolar. Revisa los documentos oficiales de la institución (Ejemplo en el caso de Colombia: PEI, Manual de convivencia y Políticas educativas) e incluye una posición de reconocimiento de la Inteligencia Artificial en la educación y con esto la aclaración de que se trata de un tema en construcción.

Seis meses después del lanzamiento del ChatGPT, hay una invitación a entender sus implicaciones, de tal manera que se empiecen a asumir las primeras posturas en este camino de transformación que tendrá la educación, hoy y en el futuro. Establecer una postura no es tallar sobre piedra, sino reconocer el momento y estar preparados para cuando se deban tomar decisiones. La realidad es que no se le puede dar la espalda a la existencia de la IA Generativa, sino que se debe ir construyendo acorde a la evolución que va teniendo y la familiaridad con nuestra vida cotidiana.


 

Referencias

  • Cremer, D. D., & Kasparov, G. (2021, 3 18). AI Should Augment Human Intelligence, Not Replace It. Harvard Business Review, n.a(n.a), n.a. https://www.kasparov.com/ai-should-augment-human-intelligence-not-replace-it-harvard-business-review-march-18-2021/

  • Rosenblatt, K. (2023, January 5). ChatGPT banned from New York City public schools' devices and networks. NBC News. Retrieved May 25, 2023, from https://www.nbcnews.com/tech/tech-news/new-york-city-public-schools-ban-chatgpt-devices-networks-rcna64446

  • Sector de Educación - UNESCO. (2019). Consenso de Beijing sobre la inteligencia artificial y la educación (1st ed.). Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000368303


Komentarze


bottom of page