top of page

ChatGPT: El problema no es el plagio es la evaluación

Actualizado: 17 feb 2023

Por: José Andrés Martínez Silva.

Director General de Estudio Elefante

Usted está a punto de leer una columna de Elefantes. Si tiene algún comentario o sugerencia agradecemos nos lo haga saber a través del correo info@estudielefante.co

Somos Estudio Elefante. Somos la fuerza detrás de las grandes ideas.



En teoría las evaluaciones que se diseñan y aplican en las universidades deben permitir valorar el aprendizaje que construyen los estudiantes en correspondencia con diferentes niveles cognitivos o diferentes sistemas de pensamiento de acuerdo con la taxonomía por la que haya optado la institución. Sin embargo, en la práctica se observa cómo las evaluaciones que se emplean se enfocan principalmente en el sistema de pensamiento cognitivo (recuperación, comprensión, análisis y aplicación) e incluso muchas tan sólo en los primeros dos niveles de este sistema: recuperación y comprensión.



En sí mismo esto no es un problema pues resulta esencial contar con una base de conocimientos que permita avanzar hacia los siguientes niveles, sin esta base nos encontraríamos de pronto rodeados por personas que frente a cualquier pregunta tendrían que consultar en su celular la respuesta, algo que haría muy difícil establecer cualquier tipo de conversación, por no decir la construcción colectiva de conocimiento. El problema es que en la práctica, muchas de las evaluaciones que se diseñan y aplican en las universidades se resuelven "preguntándole a Google”, buscando en línea en Wikipedia o mediante el nunca olvidado recurso de “preguntarle al compañero más cercano”.


Análisis de la realidad

Frente a esta situación una institución educativa tiene dos caminos: preguntarse qué está haciendo mal y buscar la forma de corregirlo o implementar toda suerte de mecanismos para evitar a cualquier precio “la copia”. Durante mucho tiempo he observado a las instituciones optar por la segunda alternativa mediante la adquisición de herramientas tecnológicas, el bloqueo del acceso a sitios web específicos (al menos cuando los estudiantes están conectados a la red del campus), la tradicional separación espacial de los pupitres e incluso, la inaudita práctica de solicitar a los estudiantes que se quiten los zapatos a la entrada del salón.


Sin embargo el tiempo continúa pasando y la tecnología avanza sin importarle demasiado lo que piensan las autoridades escolares. Mismas que, exhaustas de ir perdiendo la batalla contra Google y Wikipedia, ahora ven sumado al arsenal de los estudiantes un sistema de lenguaje natural basado en Inteligencia Artificial que, como uno más de sus contactos en WhatsApp, responde a las preguntas que estos le planteen de forma clara y precisa, gracias a lo cual los estudiantes resuelven la evaluación que tienen enfrente como si se tratara de una de sus habituales conversaciones con sus amigos.


La respuesta de las universidades frente a esta nueva “amenaza”

Como era de esperarse la primera reacción de las Universidades ha sido bloquear el acceso a ChatGPT, incluir en su listado de sanciones una alusión explícita a esta herramienta como causal de expulsión y retornar a los exámenes en papel y lápiz como el último bastión de la integridad escolar. Sin embargo no se observa aún un movimiento desde las instituciones que busque reformar su sistema evaluativo en línea con el Aseguramiento del Aprendizaje, mediante el cual se promueva el diseño de evaluaciones encaminadas a determinar el desarrollo de aprendizajes en los sistemas de pensamiento metacognitivo e interno.

A Manera de Ejemplo: Situémonos en una carrera de ingeniería, específicamente la carrera de ingeniería de sistemas, y tomemos como caso la asignatura de Teoría General de Sistemas. Estoy seguro de que al menos el 50% de los lectores de esta columna no tienen idea de lo que estoy hablando (algo que podría ocurrir con los estudiantes de primer semestre que ven esta asignatura) con lo cual frente a un examen en el que se les pide responder a la pregunta ¿Qué es un sistema? ustedes y los estudiantes hipotéticos podrían acudir a ChatGPT y salir del problema.


¿Qué diría ChatGPT?

Estudiante Evaluado: ¿Qué es un sistema de acuerdo con la Teoría General de Sistemas?

ChatGPT:

Ante esta respuesta el estudiante hipotético hará uso de su capacidad para resumir o al menos del instinto de supervivencia e intentando no ser tan obvio, suministrará como respuesta únicamente una parte del último párrafo: “es un conjunto interrelacionado de elementos que trabajan juntos para lograr un objetivo o propósito, regulado por retroalimentación y que forma parte de un sistema más grande o se divide en sistemas más pequeños.”


¿Y si cambiamos la pregunta?

Qué pasaría si, en lugar de pedir al estudiante responder ¿Qué es un sistema? para evaluar su aprendizaje, la pregunta a responder fuera del siguiente tenor: Usted ha sido contratado para la implementación de un software que permita gestionar las actividades empresariales diarias (ERP) en una empresa familiar especializada en el ramo de la ferretería. Antes de iniciar con cualquier tipo de configuración o instalación de componentes se le solicita identificar y caracterizar la organización como un sistema, de manera tal que puedan observarse las relaciones entre los diferentes elementos y cuáles son los ciclos de realimentación existentes. ¿Cuál sería una primera aproximación a la caracterización solicitada?

Aunque es cierto que haciendo uso de ChatGPT es posible obtener una respuesta a esta pregunta, es innegable que el aprendizaje que se desea evidenciar corresponde a un nivel cognitivo superior al de recuperación y al de comprensión. Para poder responder de manera coherente a la solicitud planteada, el estudiante debe realizar un proceso de análisis e incluso puede esperarse que haga una síntesis al final de su respuesta. Es cierto que continuamos en el sistema de pensamiento cognitivo, pero es cierto también que este sencillo cambio ha enrutado al profesor en la búsqueda de evidencias de aprendizaje en el sistema metacognitivo y en el sistema interno.


Tomar Acción

Intentar bloquear el acceso a herramientas como ChatGPT en las instituciones educativas es una medida que atiende al corto (muy corto) plazo. Con estudiantes que en su mayoría cuentan con acceso a Internet en sus dispositivos móviles, muchos de ellos ilimitado, la restricción hará agua más temprano que tarde. A mediano plazo las universidades deben fortalecer sus procesos de evaluación alineando el diseño de sus instrumentos con un proceso de Aseguramiento del Aprendizaje en el que se reconocen los sistemas de pensamiento metacognitivo e interno como los sistemas en los que se desean evidenciar los aprendizajes logrados por los estudiantes y para esta alineación, las mismas herramientas que hoy intentan prohibir podrán ser de suma utilidad.


Con respecto al largo plazo, la oportunidad reside en la formación (profesionalización) de los docentes, por medio del despliegue de rutas formativas que los ayuden a desarrollar las capacidades necesarias para adoptar la IA como una herramienta que les permita realizar su trabajo de una manera más eficiente y con mejores resultados. Uno de los lugares comunes en cualquier institución educativa al momento de iniciar un proceso de profesionalización docente es la escasez de tiempo disponible por parte de los profesores. ChatGPT es una de las herramientas que les permitirá ganar tiempo automatizando tareas que hoy son muy desgastantes y en las que no aportan realmente valor, para brindarles el espacio en su agenda de realizar las tareas que realmente tendrán un impacto significativo en sus estudiantes.


Parafraseando a Larry Spence (2001) es importante reconocer que tal vez no lleguemos a cumplir con las expectativas que se tienen con respecto a la Educación Superior hasta que los profesores no se conviertan en verdaderos diseñadores de experiencias de aprendizaje y la Inteligencia Artificial puede ser una de las herramientas esenciales con que deban contar estos diseñadores.


Referencias

  • Spence, L. D. (2001). The case against teaching. Change: The magazine of higher learning, 33(6), 10-19.

  • ChatGPT (2023). ¿Qué es un sistema de acuerdo con la Teoría General de Sistemas? Recuperado de https://openai.com/api/response/generate

¿Te interesa este tema? ¡Acompáñanos en este encuentro!




Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page