top of page

¿Cómo medir Resultados de Aprendizaje?

Actualizado: 27 jun 2023

Por: Diana Amórtegui-Osorio

Consultor Senior de Estudio Elefante


Si tiene algún comentario o sugerencia agradecemos nos lo haga saber a través del correo info@estudielefante.co

Somos Estudio Elefante. ¡La fuerza detrás de las grandes ideas!


Evaluar los aprendizajes es una acción interrelacionada con la enseñanza y en consecuencia debe planearse.


Planear la evaluación implica declarar de manera anticipada: qué evaluar, cómo evaluar, para qué evaluar y cuando se recogerán las evidencias que acompañan el aprendizaje de los estudiantes; así como la toma de decisiones frente a su certificación.


La evaluación se entendería entonces como un medio para enseñar, aprender y determinar el nivel de logro del aprendizaje esperado. En consecuencia, la acción de evaluar no sólo depende de lo que hace el profesor para recoger evidencias y su posterior valoración.


Se esperaría que, bajo la lógica de resultados de aprendizaje, tanto el profesor como el estudiante comprendan la evaluación como un proceso de acompañamiento y seguimiento de los aprendizajes.

Las evidencias se convierten en un medio que ayuda a los estudiantes a aprender, a reconocerse como aprendices, a demostrar lo que saben, sus aproximaciones al conocimiento y la construcción de saberes. Por su parte, estas evidencias de aprendizaje les permiten a los profesores observar las acciones de los estudiantes, realizar seguimiento y ofrecer realimentaciones que movilicen al estudiante hacia el Resultado de Aprendizaje.


Sin embargo, en la práctica, los procesos de evaluación orientados hacia el aprendizaje pasan a un segundo plano cuando los profesores debemos, dentro de un sistema focalizado en la acreditación y certificación, centrar nuestras acciones en otorgar la calificación a través de la cual se determina si el estudiante pasa al siguiente nivel de la ruta de formación. Así las cosas y en palabras de Stobart (2010) “los tiempos para la evaluación se destinan a la realización de pruebas”


¿Qué significa evaluar centrados en la comprensión de los resultados de aprendizaje?


Lo primero que deberíamos comprender es que nuestras acciones de planeación, intervención y evaluación ya no se centran en lo que yo quiero enseñar, sino desde lo que el estudiante debe aprender para demostrar lo que sabe hacer con ese aprendizaje. Son las actividades de aprendizaje que realiza el estudiante, y que dispongo desde la acción de enseñanza, las que movilizan el logro del Resultado de Aprendizaje. En esta lógica los Resultados de Aprendizaje se convierten en las declaraciones que orientan mi práctica de enseñanza y determinan lo que el estudiante debería lograr y evidenciar durante el proceso de aprendizaje.


Una vez que focalizamos la acción de enseñanza en el estudiante y que entendemos la evaluación para favorecer aprendizajes, se deben definir los Criterios de Evaluación (CE).

Los CE son concebidos como estándares de calidad, que declaran de manera explícita lo que el estudiante debe hacer para demostrar que ha logrado un Resultado de Aprendizaje. En concreto, los CE muestran que debe estar presente o ausente, algo que se debe hacer de una forma particular o algo que debe ser cumplido; características a partir de las cuales se puede emitir un juicio de valor sobre el aprendizaje del estudiante.


Algunas preguntas que orientan la construcción de los criterios de evaluación, previo análisis del Resultado de Aprendizaje, son:

  1. ¿Qué tendría que pedir a los estudiantes que hagan para que demuestren lo que han aprendido?

  2. ¿Cómo expresa el estudiante que ha alcanzado un Resultado de Aprendizaje?

  3. ¿Qué debo observar en el estudiante para decir que ha alcanzado el Resultado de Aprendizaje?

  4. ¿Cómo saben los estudiantes que aprendieron?


Después de definir los CE, debemos concretar los Niveles de Desempeño (ND)

Los ND son categorías que dan cuenta del grado de avance del estudiante hacia el logro del Resultado de Aprendizaje. Los ND deben estar descritos con palabras que representan cualidades positivas relacionadas con la actividad de aprendizaje (ej: uso de conceptos, resolución de problemas) y no con características de personalidad (ej: es ordenado).


Nuestra experiencia nos lleva a sugerir la definición de cuatro niveles de desempeño para los criterios de evaluación, pues definir dos niveles no permite identificar el grado de avance; definir tres niveles lleva a pensar en bueno, regular y malo; y definir cinco ND lleva a asociarlo directamente con una escala numérica centrada en la calificación.



El siguiente paso consiste en describir de manera detallada cada nivel de desempeño en relación con los criterios de evaluación, a esta descripción se le denomina Descriptor de Desempeño (DD)

Cada DD, según el nivel de desempeño, debe ser redactado de forma progresiva y acumulativa, lo cual orienta la observación de los CE en cada ND. Los Descriptores de Desempeño se refieren a acciones, actitudes y habilidades de pensamiento o procedimiento que se espera que el estudiante evidencia para cada ND y CE. (ej: identifica los elementos importantes del problema, incluye ejemplos y contra ejemplos)


Estas primeras decisiones que toma el profesor en el proceso de planeación de la evaluación se pueden representar en el siguiente diagrama:

Hasta el momento hemos descrito las declaraciones iniciales que se tendían que realizar para la valoración de los Resultados de Aprendizaje. Al tener como punto de partida estos elementos el profesor terminará de diseñar la estrategia de evaluación que integre las evidencias de aprendizaje, los medios, técnicas e instrumentos de evaluación.


Planear la evaluación centrada en la valoración del logro de los resultados de aprendizaje impacta la acción de enseñanza del profesor, pues conlleva a exponer de manera explícita:
  1. ¿Qué evaluar?

  2. ¿Cómo evaluar?

  3. ¿Qué se espera de la evaluación?

  4. ¿Cómo saben los docentes y los estudiantes que aprendieron?

  5. ¿Por qué los comentarios que acompañan a las pruebas son en gran medida ignorados y lo que importa son las notas?

  6. ¿Es posible pensar en otros modos de evaluar?

  7. ¿Evaluar mejora los aprendizajes?

  8. ¿Cómo articular procesos, trayectoria y logro?

Iniciar la planeación de la evaluación desde estos elementos permite esbozar los caminos de la realimentación, en donde los estudiantes cuenten con “información sobre su progreso y desarrollo en términos de conocimiento y habilidades” (Terenzini, 1989) y los profesores detecten las necesidades de desarrollo individual de los estudiantes lo que les permite revisar y ajustar su diseño de enseñanza.


La coherencia que se establezca entre Resultado de Aprendizaje, Criterios de Evaluación, Niveles y Descriptores de Desempeño influye directamente en los resultados de los estudiantes, los cuales al ser analizados contribuyen a mejorar la enseñanza y en consecuencia el aprendizaje.


Nuestra invitación es a declarar la evaluación como un proceso transparente, en donde los actores (estudiantes y profesores) estén permanentemente involucrados y conozcan que se espera de ellos durante el proceso, cómo se medirá el nivel de avance en el logro del aprendizaje y qué relación guarda la evaluación con el proceso de enseñanza y aprendizaje.

 

Referencias:

  • Stobart, G. (2010) Tiempos de pruebas: los usos y abusos de la evaluación. Madrid, Morata.

  • Terenzini, P.T. (1989) Assessment with Open Eyes: Pitfalls in Studying Student Outcomes, The Journal of Higher Education, Vol. 60, No.6

580 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page